Campus Científicos de verano


La universidad si eres de ciencias mola. Y si además vas cuando aún estás en el instituto y te rodeas de gente con entusiasmo e intereses comunes, mola aún más.

Este es el objetivo de los Campus Científicos de verano, fomentar vocaciones científicas mediante la inmersión en el mundillo de la investigación. Se orienta a estudiantes de ciencias y tecnología de 4º de la ESO y 1º de bachillerato, cuando estás en el limbo de elegir a qué rama meterte o peor, a qué carrera.

La idea es repartir a la friolera de 1920 chavales por universidades españolas, cada una con distintos proyectos impartidos por docentes de esa rama. ¿Cómo será estar en Santiago de Compostela haciendo matemáticas CSI (sí, sí, forenses)? ¿Y estar en Gran Canaria subido a un barco para estudiar biología marina? ¿Y desarrollar realidades virtuales? Pues una pasada.

Mientras tanto los participantes viven en una residencia universitaria y llevan a cabo otras actividades de turismo, ocio, cultura y deporte, como puede ser visitar sitios emblemáticos de la zona o escuchar una charla de un investigador. El objetivo es que haya convivencia 24 horas durante toda la semana, de aquí surgen amistades que durarán toda la vida.

Todo esto os lo cuento por experiencia propia. En 2010 participé en la Universidad de Santiago de Compostela con los proyectos (entonces hacías 2 proyectos, uno por semana) de Matemáticas CSI y estudio de modelo de Parkinson en ratas. Pensándolo ahora suena maravillosamente precoz meterse en estos berenjenales. Fue un punto decisivo que nos hizo a todos elegir nuestra carrera actual concienzudamente, amando lo que hacemos.

Laboratorio de Histología de la USC

Aquí estamos aprendiendo a provocar Parkinson, futuros genios del mal.

Ahora que se os ha hecho la boca agua llega lo importante: los requisitos. Para ir en esta edición se debe estar cursando 4º eso o 1º bachillerato (2013/2014) y haber nacido después del 31 de diciembre del 1996. Evidentemente los participantes deben ser del currículo científico y tener una nota media superior a 7,50 en el curso anterior, siendo éste el principal criterio de selección.

El participante debe pagar el transporte de su residencia habitual al lugar de desarrollo de la actividad así como una tasa de 80 euros en concepto de matrícula. Como los campuseros son menores de edad hay monitores científicos acompañando en todo momento.

¿A quién se le ocurrió esta maravilla? El FECYT, Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología inició este proyecto en 2007 con el nombre de Estancias Científicas de Verano o ESCIVE. En la primera edición eran 60 estudiantes españoles y portugueses, gracias a la participación de Ciencia Viva de Portugal, la Agencia Nacional para la Cultura Científica y Tecnología portuguesa. ESCIVE duró hasta 2009. Poco a poco fueron involucrando al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, recibiendo otros apoyos como el de Obra Social “la Caixa”. Cada año más universidades, profesores y solicitantes oyen hablar del programa Campus Científicos y se suman. Cada año más excampuseros entran a la facultad para ser los investigadores, científicos, ingenieros y médicos del futuro. Todos ellos crean con su interés, ambición, vocación y amistad una comunidad que esperemos, siga creciendo.

¿Te interesa? Visita www.campuscientificos.es

Imágenes de Knshi bajo licencia CC