Leyendo las recetas de Odile 11


Esta mañana me llamaba Mariajo Moreno, que si podía salir en la radio para hablar de lo de Odile Fernandez, y yo he hecho mis deberes y me he puesto a leer el libro completo. Había leído capítulos sueltos pero no el libro completo. Y lo que he leído me ha dejado ojiplático.

Para empezar, creía que “Mis recetas anticancer” era exactamente eso, un libro de recetas con una extensa introducción. Y no, no es de recetas. Al menos no de recetas gastronómicas.  En ella Odile Fernández da sus recetas, es decir las cosas que ha ido cambiando para poder hacer frente a su cáncer.

Es muy ambigua en sus enunciados. Nunca usa la palabra “curar”,  pero si “revertir”, otras veces “complementar” o “ayudar”. Habla mucho de prevenir pero también de la influencia de la alimentación en el desarrollo de la enfermedad. Algo que no está demostrado. Básicamente no puede decir que cura el cáncer pero dice “mira que bueno es mi método mágico no basado en evidencias”. Ojo, en el libro no lo dice, pero en las entrevistas ya es otra cosa. Y lo que me ha parecido más alucinante: desmonta las demás dietas anticáncer como para decir que la suya es la que vale. Supongo que será algo común en este tipo de literatura.

Sus defensores aducen que tiene casi 1.200 referencias a estudios. Por suerte esta ya me la sabía. Uno no puede revisar tanta bibliografía pero la presencia repetida de las palabras “in vitro” en los títulos o abstracts le ponen a uno la mosca detrás de la oreja. Que algo tenga efecto “in vitro” no quiere decir que lo tenga “in vivo” y que algo produzca un efecto en animales no hace que sea extrapolable a humanos. Basar todo un método anticáncer en eso es profundamente erróneo.

En los primeros capítulos habla de como se produce el cáncer, como se desarrolla, que hace nuestro sistema inmunitario y que factores intervienen en ello. No soy médico, mucho menos oncólogo y no podría detectar errores en estás páginas pero si hay algo que llama poderosamente la atención. Odile Fernandez afirma que los sentimientos como la ira, el miedo, la envidia y el rencor producen inflamación y la inflamación produce el cáncer. No, no es Yoda, es Odile Fernandez. A eso une la alimentación occidental, el estres, los conflictos no resueltos… Habla de que existe alimentos antiinflamatorios y alimentos inflamatorios pero las evidencia son “in vitro”, la EFSA no ha emitido ningún informe favorable sobre ellos respecto al cáncer (y esta frase vale para todos los alimentos de los que habla en el libro: cúrcuma, aceite, ajo, tomate…).

Empieza la fiesta cuando entramos en los factores ambientales que producen el cáncer. Hay apartados para tabaco, alcohol y alimentación, algo que sí que está probado. Una alimentación sana y equilibrada ayuda a prevenir el céncer. Lo que entiende cada gurú por sana y equilibrada es la parte de negocio. Aunque me encuentro aquí una gran frase:

Cuando existe una marcada historia familiar de padecer cáncer de mama, a muchas mujeres se les ofrece la posibilidad de tomar tamoxi­feno de forma preventiva e incluso realizar una mastectomía. Pero a ninguna se le ofrece la opción de seguir una dieta sana y equilibrada que regule los niveles de estrógenos. ¿Por qué gastamos tanto dinero en promocionar un fármaco que tiene tantos efectos secundarios y no promocionamos una dieta vegetariana sin productos azucarados? La res­puesta es: no interesa económicamente.

Usa la palabra “opción”, lo que da a entender que una alimentación sana y equilibrada (al estilo que defiende ella: fuera proteínas animales y azúcar) es igual de efectiva que la quimio y la masectomía. ¿Qué evidencias científicas soportan esa tremebunda afirmación? ¿Se están practicando mutilaciones que podrían ser evitadas? Esto es grave.

Luego entramos en las radiaciones. Odile nunca habla de radiaciones ionizantes sino que las divide en radiación nuclear, rayos X, rayos gamma, radiación solar, radiación ultravioleta y contaminación electromagnética. ¿CÓMO? ¿La radiación solar no es ultravioleta? ¿Contaminación electromágnética? Me juego las dos manos y las dos piernas a que la bibliografía manejada al respecto en el apartado de “Contaminación electromagnética” es Fundación Vivo Sano. Los móviles no producen cáncer por mucho que se empeñen.

De la influencia de alteradores endocrinos, nitritos, dioxinas, parabenos, pesticidas y demás parafernalia solo voy a decir que la EFSA y la FDA han estimado unas concentraciones seguras de los mismos. Y lo mismo con todo el apartado que habla de macro y micronutrientes. Si quieren saber más lean a López Nicolás, a Yanko Iruin, a Aitor Sánchez o a Luis A. Jimenez que yo de esto no sé mucho.

En toda la oda a la quimiofobia que es uno de los capítulos del libro hay una parte tremenda. Denuncia que el agua potable del grifo al parecer está repleta de peligrosos tóxicos (¿dosis? ¿Qué dosis?) y en las potabilizadoras no se trata con filtros de carbón activo y ozono sino que se usan para filtrar sales de aluminio, porque son más baratas.

No sé en cuantas plantas potabilizadoras ha estado pero yo tenía una asignatura solo de eso, he estado en tres y tengo colegas que trabajan allí a los que he preguntado para ver como había avanzado la tecnología estos diez años y me cuenta que no demasiado. Las sales de aluminio siguen siendo los coagulantes que ayudan a los filtros a retener partículas que se les escaparían debido a su pequeño tamaño. El agua se desinfecta con ozono y se filtra con carbón activo. El cloro solo se añade al final para prevenir contaminaciones bacterianas en las tuberías porque el ozono es más volatil.

Y vamos con una de mis partes favorita del libro. La licenciada en Medicina Odile Fernandez nos cuenta como convertir la terrible agua del grifo en beneficiosa agua sanadora. Y para ello echa mano de las nunca  publicadas en revistas científicas o replicadas teorías sobre la transmisión de emociones al agua del vulgar estafador Masaru Emoto.

Y si he continuado con el libro en ese punto era porque aún había otro capítulo que prometía: “Terapias naturales y tratamiento natural del cáncer.” Acusa a los oncólogos de que no les hablan a los pacientes de estas terapias lo que sería como acusar a los arquitectos de no tener en cuenta el feng shui de un edificio o no dibujar chakras en las vigas. Señalar las ventajas de la acupuntura y la moxibustión como técnicas efectivas para tratar el cáncer deberían conllevar una revocación de la licencia.  Y si le añadimos el reiki, el toque terapéutico, el shiatsu y la refexología ni os cuento.

Pero lo que más rabia me da es que, después de loar lo bien que le ha ido quemar hierbas o la transmisión de energía a través de las mano en su tratamiento de cáncer, usa las advertencias anti demandas favorita de los magufos (las negritas son mías):

  • Las terapias de medicina complementaria y alternativa jamás deben utilizarse como reemplazo de los tratamientos convencio­nales para el cáncer ni como motivo para posponer la consulta con un médico acerca de un problema de salud.
  • Hay algunos datos científicos que indican que ciertos métodos de medicina complementaria y alternativa podrían ser útiles para controlar algunos síntomas del cáncer y efectos secundarios del tratamiento. En la actualidad, no existen pruebas convincentes sobre el uso de la medicina complementaria y alternativa en la prevención o cura del cáncer.
  • Antes de usar una terapia de medicina complementaria y alter­nativa, consúltalo con tu médico.

A ver Odile, si en la actualidad no hay ni una prueba de la efectividad de las medicinas alternativas ¿para qué hablas de ellas?

En fin, para terminar solo denunciar que el libro es un desastre desde el punto de vista quimiofóbico y nutricional pero lo más importante es que no se puede curar el cáncer con la dieta y que hay gente (solo hay que darse una vuelta por los comentarios de su blog) que está abandonando la terapia o despidiendo a su oncólogo para seguir este y otros libros parecidos.

Actualización: me dice López Nicolás que añada lo de la charla de esta mañana, que ha sido duro. Mi tocayo le ha preguntado por las evidencias que puedan sostener esta frase de su libro:

Esta fase (la metástasis) también puede ser reversible en ocasiones si ponemos todo nuestro empeño en ello. Aunque aquí la intervención debe ser rápida e intensa. Hay que hacer un cambio de dieta y estilo de vida radicales.

Repuesta de Odile: “Está sacada de contexto y hay un estudio en Pubmed con 6 ratones.”

Es decir, todo el negocio del libro, blog y charlas está montado a partir de un solo estudio con un tamaño muestral de 6 ratones. Ustedes mismos.


  • Aurora

    Yo siempre digo lo mismo: si es todo una conspiración de los laboratorios y los oncologos ¿por qué cuando ellos o sus familiares padecen un cáncer no recurren a esos “métodos que nos ocultan”? ¿ O es que son tan tontos que pasan por una quimioterapia para enriquecer al sistema? Este tipo de cosas debía considerarse delito contra la salud pública

  • Eve

    Ya había leído algo sobre el libro de esta señora, y me parece vergonzoso jugar así con la esperanza y con la salud de los enfermos, sin ninguna prueba científica q demuestre lo que dice. Los buenos sentimientos te podrán ayudar a llevarlo mejor, pero no te van a curar porque los mezcles con verduras ni porque le hables al agua. Que rabia me dan estas cosas…

  • Pingback: [BLOCKED BY STBV] Bitacoras.com()

  • Pingback: [BLOCKED BY STBV] Lo Mejor de la Semana (9-15 de febrero) | Hablando de Ciencia | Artículos()

  • David CE

    ¡Hola! Me he encargado de hacerle llegar tu entrada a Odile a través de su página de facebook de promoción de su libro y su página personal (pública, y con similares objetivos). Además, le he escrito lo siguiente: ”
    David CE Sospecho que seré bloqueado en su página, pero ojalá mi intervención sirva para hacerle reflexionar.
    Las afirmaciones rotundas en ciencia (y, más concretamente, en oncología) sólo deben hacerse tomando como base ensayos clínicos aleatorizados, doble-ciego (o triple ciego) y controlados con placebo en humanos y con un tamaño muestral con el que se obtenga un resultado con significación estadística.
    Los estudios pre-clínicos en células aisladas o en animales de experimentación enumerados en su libro para respaldar muchas de las afirmaciones que contiene y su filosofía médica (o pseudomédica en su caso) basada en emociones y otras técnicas más que controvertidas no sirven para afirmar nada.
    Tenga más cuidado porque está cometiendo un error de base muy grave mediante el que lleva a engaño a muchísima gente; las equivocaciones contenidas en su tesis pueden afectar la salud de quien la lea, crea en su palabra y ponga en práctica sus métodos.
    Sin más me despido, bloquéeme si lo considera oportuno, pero la próxima vez sea más rigurosa en sus exposiciones. En ciencia los libros basados en la evidencia científica hacen historia, pero los que sustentan sus afirmaciones en suposiciones, creencias o malinterpretaciones de estudios de investigación básica quedan en el olvido o son objeto de burla y/o mofa por parte de la comunidad científica la cual tiene por bandera el pensamiento racional y crítico.
    Un cordial saludo.”
    He sido bloqueado.
    Soy licenciado en farmacia.
    Enhorabuena por tu entrada.

  • yoyi

    Cuánta ignorancia

  • Laura Hernandez

    Desde luego…vaya punto de vista obtuso. En pleno siglo XXI y aun hay que gente que piensa que lo que comemos (metemos en nuestro cuerpo) no tiene nada que ver con lo que le sucede a este…

    • De lo que yo argumento que es “lo que comemos no cura el cáncer, sí puede prevenirlo” a “lo que comemos no influye en nuestro cuerpo” que es lo que tú dices que yo digo, hay un trecho. De años luz.

  • Guiteitor Peace

    Hola muy interesante el artiículo….Soy Médico de Familia y cuando veo a una “colega” como Odile Fernández en estos berenjenales del negoci…me entran muchas dudas….
    1º Es Odile Fernández Médico de Familia?? En el registro de la OMC (organización médica colegial) se puede consultar los profesionales colegiados en nuestro país. Sobre Odile Fernández que ”supuestamente” tiene un cupo de 2000 pacientes como médico de familia en Granada (según palabras de una conferencia suya en youtube..), NO hay datos.Yo he buscado a otros colegas y a mi mismo con un solo apellido y aparecen sin problemas, si estás colegiado naturalmente.
    http://cgcom.vuds-omc.es/
    2º He estado revisando algunos videos suyos en youtube y me llama la atención que no utiliza lenguaje médico apenas, cierto es que si es una conferencia para el público en general uno se pone en ese registro , pero algún tecnicismo siempre se te escapa…tampoco hace referencia a ningún estudio científico que avale la “milagrosidad” de estos superalimentos…cierto es que no abundan…pero….
    3º Supuestamente tuvo un tumor ovárico con metástasis en 2010, según la sociedad española de oncologia es un estadiaje IV con una supervivencia a los 5 años de entre el 20-30%…………
    http://www.seom.org/…/info-tipos…/ginecologico/ovario…
    que pueden existir remisiones espontáneas….y que el Euromillón también toca…pero no es lo probable…..y todo esto sin investigar profundamente….creo que la duda es razonable….desde el respeto creo que es un tema tan serio, algunas personas no lo tratan con el rigor que se merece…el Cáncer no se cura con superalimentos…..existen muy pocos estudios y evidencia científica en cuanto a la relación dieta-cáncer….ya que el Cáncer es una enfermedad con numerosos agentes etiológicos….los hábitos dietéticos saludables deben ser la norma….desde el respeto tengo dudas sobre esta persona….me gustaría ver su titulo de medicina y los informes de oncología donde fue tratada…que ella misma debería tratar con transparencia…Quiero pensar que sea Médico de Familia y haya sobrevivido a esta enfermedad…si se pudiera confirmar me sentiría mejor……pero tengo dudas¡¡ muchas dudas¡¡¡
    Saludos.