Hacen “greenwashing” porque lo necesitamos 6


No se si están al tanto de lo que es el greenwashing (o al paso que vamos bluewashing). Es una mala práctica del marketing que ha invadido la responsabilidad social corporativa y que consiste en ponerle una fachada de ecologismo a la empresa. Normalmente van a enfocar esas acciones en aspectos donde esta compañia esté realizando algo perjudicial o, directamente, ilegal.

Existen diferentes nivel de greenwashing. Puede estar enfocados a pintar de verde un producto, objetivos o, directamente, la política de la empresa. Ejemplos sonados de esto son los productos que afirman falsamente tener ciertos certificados ambientales o se inventan certificados inexistentes. Otros, sin llegar a ser ilegales como los ejemplos anteriores, son tremendamente burdos como el copy del Airbus A380: “Un mejor medioambiente por dentro y por fuera” Un avión que mejora el medioambiente. Menos lobos, Caperucita. Otros lavados de cara siguen siendo lavados de cara pero son innegablemente útiles.

CocaCola, fomentando el ejercicio desde 2010

CocaCola, fomentando el ejercicio desde 2010

Pero hay un aspecto del greenwhashing  que no me resulta del todo antipático: el patrocinio de eventos ambientales. Sin llegar a justificar a las empresas que lo realizan me pregunto si  serían posibles ciertos proyectos ambientales sin ello. ¿Qué CocaCola ponga pasta en “La hora del Planeta” es una forma de ocultar su contaminación de aguas en el Cono Sur? Claro, pero si no ponen la pasta ellos, ¿quién la pone? ¿Bebidas refrescantes “Dugarref”?

En un mundo perfecto y maravilloso esa práctica no existiría. En un mundo algo menos perfecto, empresas concienciadas serían las que patrocinaran esos eventos pero ya ven, no estamos ni ese mundo algo menos perfecto. Hay que penar y recorrer mil despachos para encontrar patrocinadores y los que tienen mucho dinero y una historia ambiental reprochable son los que más apuestan por ello, por razones más que evidentes.

En este mundo, para poder hacer cualquier cosa, se necesita dinero y la variante “patrocinios” (la de las declaraciones ambientales en establecimientos hoteleros y empresas, #muerteydestrucción) del greenwhashing me parece un mal necesario que hay que asumir mientras el dinero sea suyo porque la otra opción es no tener/hacer nada.

Pero esta es mi opinión, claro y para las demás están los comentarios.

Imagen destacada de Jonathan McIntosh bajo licencia CC.


  • Te hago ECO

    Gran artículo Chema y compartimos reflexión en torno al patrocinio de eventos, no en vano, nos has dado la última idea para el post que teníamos preparado para hoy sobre el valor para el marketing de los eventos sostenibles. http://www.tehagoeco.com/?p=1644

  • alvizlo

    Estimado Txema, discrepo amargamente del planteamiento de esta entrada con la sensación de que se trata o bien de una broma de mal gusto o bien de un post patrocinado por el destructor imperial. Una provocación para un intenso debate, en cualquier caso.

    ¿Qué utilidad tiene para el conjunto de la sociedad o como influye en la sostenibilidad que una marca saque de paseo a un grupo de “influencers”, les muestre, cuente y obsequie con un libro, todo ello enfocado a dirigir el discurso que quiere que esas personas transmitan a la opinión pública?

    Los patrocinios para ocultar miserias son un mal innecesario que hace mucho daño, especialmente cuando es una herramienta para ahorrar recursos en hacer las cosas bien y no asumir riesgos y costes que se transfieren al resto de la sociedad.

    • Alberto, estás mirando el dedo. El viaje ninguno porque lo útil es la restauración ambiental de los lugares.

      Si los patrocinios son un mal innecesario ¿por qué no veo grandes eventos patrocinados solo por empresas sostenibles? Hasta en CONAMA tienen que echar mano de ellos.

      • alvizlo

        Creo que hay una distancia importante entre patrocinar y hacer greenwashing.

        Me da la sensación de que justificas lo que tú mismo has definido como “acciones en aspectos donde esta compañia esté realizando algo perjudicial o, directamente, ilegal.”

        Y si los grandes eventos son una compra de voluntades, una forma de controlar el discurso en un determinado ámbito o una manera de distraer la atención, tampoco los necesitamos, por mucho que nos seduzcan.

        • Para la opinión pública no es así. Para la gente, simplemente poner pasta en algo y que salga tu logo es hacer greenwashing. Leí críticas a WWF por lo de CocaCola, leo críticas al BBVA y a Endesa por el naming de las Ligas (y no es nada relacionado con la sostenibilidad).

          Pero si para ti el patrocinio no es greenwashing no hay problema entonces en que patrocinen el CONAMA o los GNB

  • Pingback: [BLOCKED BY STBV] El greenwashing perjudica seriamente mi trabajo. - productor de sostenibilidad()