Me quedo con Karmacracy 1


Creo que llevo usando Karmacracy desde que lo descubrí aunque no recuerdo quien me lo recomendó, si @pixelillo o @blogdebori. Comencé como betatester y se ha convertido en mi acortador preferido y con la última actualización de su extensión para navegadores ya he abandonado del todo Buffer ¿Quieres los motivos?

Karmacracy es una startup de unos chicos del centro de Murcia, es decir, de Bilbao y es mucho más que un acortador: es una auténtica comunidad de gente que comparte enlaces y donde prima el contenido. Y con tres características que lo hacen muy divertido: el descubrimiento, la competición y la gamificación.

Tienen un RSS dinámico que te va sugiriendo enlaces en relación a aquello que has compartido. He descubierto muchas noticias y enlaces de interés, porque cuanto más compartes, como es lógico, más afina en tus gustos.

La competición tiene dos factores: lucha por palabras y por los dominios. Al compartir algo, el algoritmo toma nota de las palabras del título (que luego servirán para sugerirte enlaces) y te coloca en el ranking de esa palabra. La lucha por los dominios es análoga a la lucha por las palabras. Soy el Nº 1 para “1/4 de ambiente” (faltaría más) pero también poseo dominios tan “codiciados” como Naukas o la Frikipedia y mi próximo objetivos es Fogonazos.

Y por último, la gamificación. Compartir enlaces hace que consigas logros o “nuts”: unas medallas que te recompensan por compartir de muchos dominios distintos, mucho de un dominio en particular, enlaces que tengan cierta palabra clave o simplemente ponen en evidencia que los de Karmacracy son unos frikazos de cuidado. A mi aún me faltan 211.

Una de mis nuts favoritas, claro.

Una de mis nuts favoritas, claro.

Pero después de la parte divertida, llega la parte útil. Con Karmacracy puedes realmente medir tu influencia, lo que ellos llaman KOI o lo que es lo mismo: el número medio de veces que alguien hace kclick en tus enlaces durante la primera hora. Eso te dará tu posición en el ranking global para que sepas si tu contenido compartido gusta o no gusta y si la gente entra a leerlo. Porque aquí no importa lo que te retuiteen, importa que la gente haga click, perdón, kclick. Y la cultura del compartir sin leer está, por desgracia, más extendida de lo que crees.

Ya, pero ¿cómo de práctico es? Mucho. Tiene marcadores y plugins que te permiten acortar y compartir en cualquier navegador con un click,  una aplicación exclusiva para Android, se puede usar el acortador en otros clientes de Twitter, posee widgets para el CMS que más rabia te de, se puede compartir directamente desde Feedly (para mi el que mejor se posicionó tras Google Reader) y tienes la posibilidad de personalizar tu acortador para esas cosas de la marca personal y tal.

Así se ve el plugin de Karmacracy al compartir.

Así se ve el plugin de Karmacracy al compartir.

¿Y por qué he abandonado Buffer? Porque desde la última actualización del plugin puedo programar desde ahí las horas a las que se publican los enlaces que comparto en varias redes. Realmente solo lo hago muy de vez en cuando en Twitter (nos ciscamos en el Edgerank por debajo de nuestras posibilidades) pero, obviamente, no voy a tener 2 apps que hagan lo mismo.

Hace unas semanas nos hicieron una encuesta global de evaluación y estoy esperando a ver que novedades nos ofrecen a lo largo de este año.

Únete, dale una oportunidad a Karmacracy (y de paso, hazme ganar una nueva nut) 😉


  • blogdebori

    Está genial. Yo hasta hace un par de semanas no he empezado a usarlo en serio y estoy encantado. Ahí que sigo.