Google Drive saved my life


En un mundo donde reinan el PowerPoint pero si quieres ser “cool” debes usar Keynote, yo soy feliz con la herramienta de presentaciones de Google Drive. Simple y eficaz. Adolecerá de muchas características que la harían inútil en otros casos pero para mis sencillas presentaciones de texto y fotos es perfecta. Y el sábado me hizo un gran favor.

Como sabéis los lectores habituales, tenía que dar la primera charla en el relanzamiento de “Murcia Divulga” y resulta que nos falló la reserva del sitio así que a la carrera buscamos un lugar para al menos no irnos de vacío. Problema, ese lugar improvisado no tenía proyector. Pero teníamos dos ordenadores, un iPad y wifi así que compartí la presentación por Twitter y la gente tenía tres sitios para verla.

Otra ventaja es poder modificar la presentación hasta momentos antes de la exposición sin molestar a los organizadores del evento, algo que me resultó muy útil un día que me olvidé de añadir mi contacto en redes sociales al final.

Supongo que cuando tenga que presentar otro tipo de datos como gráficas, Google Drive puede ser que se me quede corto, pero cuando todos reclaman sencillez a la hora de exponer cosas no se me ocurre un sistema mejor. Tres animaciones de entrada, una de salida y transición de diapositivas. A mi no me hace falta más (excepto dos chistes por presentación). Y sin problemas de compatibilidad con ningún ordenador.

Lo único que echo de menos es que se pueda pasar directamente a Slideshare, bueno, y que cualquier día me la cierran como el Reader.

Aquí  la explicación del chiste del título

La foto destacada es de José López Nicolás.