App Cercanías Renfe o el eterno click 9


Ayer por fin salió, para dispositivos Android, la app Cercanías oficial de Renfe y a pesar del retraso (un S.O. con cinco años de vida) parecen no haber aprendido absolutamente nada sobre que es lo que demandan los usuarios de Cercanías. Señores de Renfe, se lo voy a decir clarito, los usuarios buscamos usabilidad e inmediatez. No puedo pelear con 9 pantallas para saber cuando pasará el próximo tren por una estación.

Aquí como se consiguen los horarios en la app oficial Renfe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí como se consiguen en la app “Cercanías Renfe”, (que ya no está en Google Play)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Por que no aprenden de las aplicaciones que te geolocalizan y te da la información de la estación más cercana? ¿O de otras app de Play que cumplen a la perfección su labor y lo primero que te muestran es el menú para elegir estación y recuerdan tu ultima consulta o tus estaciones preferidas? Si esta app hubiera salido hace dos años sus carencias serían asumibles pero en 2013 se espera otra cosa. Al menos se espera que sea mejor que las no oficiales.

Pero no todo va a ser malo, no, la app de Renfe te informa de las infraestructuras de las estaciones como ascensores y aparcamientos. Algo es algo.

Imagen destacada de Ramón Durán bajo licencia CC


  • Con la aplicación de National Rail en UK me ha llevado 1 segundo. Al abrirla me aparecido la opción “Live trains” con las estaciones más utilizadas, estando la de la ciudad donde vivo arriba del todo. Presiono y me carga una pantalla con los próximos trenes y un filtro para filtrar por destino u origen. Ya está.
    Si presiono en el próximo tren me muestra en tiempo real donde está el tren y a que hora estará en cada estación según lo planificado.
    Lo único malo es que muestra todo por estaciones, en ningún momento te muestra un mapa, pero bueno, la aplicación está bastante bien, de hecho me ha salvado la vida más de una vez que me subido al tren equivocado y he tenido que improvisar para tomar el tren que tocaba.

    • Me ha comentado Gorpik en FB que la app de iOS te geolocaliza. Otra piedra mas sobre esta app. Saben hacer las cosas bien ¿por qué no las hacen?

  • Conociendo el sector desde dentro, sería raro que quien finalmente tiene que desarrollar la App no tenga una serie de inquietudes similares a las tuyas. El problema muchas veces vienen de que lo que el cliente espera gastarse o el presupuesto que tengan preparado para ello, se desvía mucho de lo que realmente cuestan las cosas y al final hay que llegar a puntos de entendimiento del tipo “- Esto sería mejor así pero te costaría XXX. -No tengo XXX. -Pues entonces vamos a dejarlo asá que es la solución menos mala que te puedes permitir”

    Estoy seguro de que el problema no está en la consultora que les haya hecho esto tanto como en que Renfe no se dé cuenta de que lo que cuesta hacer una app de estas es calderilla en comparación con el presupuesto que manejan para otras partidas y que encargarla sin regatear tanto les iba a repercutir más beneficios por un coste mucho más reducido. Vamos, la batalla de cada día.

    • Estoy hablando de apps gratuitas que se financian con publicidad o con una opción de pago para eliminarla más simples y eficientes que la app oficial así que no creo que el problema sea presupuestario.

      Han realizado una app complicada con información superflua y flujo inadecuado. Solo mirando las apps más exitosas disponibles en Play podrían haberla diseñado mucho mejor.

      • Te repito lo mismo. Renfe se lo habrá encargado a alguien y ese alguien le habrá dicho: “lo que me pides cuesta tanto”. No creo que la solución a una mierda de aplicación sea decir que hay gente que lo hace mejor en su tiempo libre. Si queremos exigir buenos resultados hay que estar dispuesto a pagar por un buen servicio.

        El problema es justamente que muchos clientes se creen que esto no cuesta. Te llaman a 3 días de la entrega y te dicen “ah, méteme también geolocalización” y pretenden que lo hagas sin ampliar el plazo y sin ampliar el presupuesto. Una aplicación es un condensado de ideas. De las ideas de programadores y diseñadores que ponen su experiencia, su capacidad de aprendizaje y su creatividad al servicio de lo que quiere el cliente.

        No te olvides que aunque haya gente dispuesta a hacer algo parecido en su tiempo libre y con mejores resultados, eso no deja de ser una inversión de tiempo que tiene un valor. El por qué alguien esté dispuesto a hacerlo gratis es cosa de cada uno, pero si Renfe necesita una aplicación, se la va a encargar a una empresa y esa empresa va a cobrar por ello. Y te repito que esto lo veo cada día. Empresa que te pide una aplicación super completa, que tiene claro lo que quiere, que incluso ha visto otras que te pasan como referencia y que cuando les pasas el presupuesto de lo que cuestan te dicen: “no podemos permitirnoslo”. Ahí sólo hay dos posibilidades, o te bajas los pantalones, o quitas funcionalidad. Generalmente optamos por la segunda. La responsabilidad del acabado final es de quien encarga la app y no de quien la produce, pues es aquél quien en última instancia acepta unos requisitos acorde con lo que está dispuesto a pagar. No podemos exigirle a la productora que haga más de lo que le han pedido, más aún si lo quitaron del presupuesto para ahorrarse unos duros.

        Aun así y con todo, te doy la razón en que no sería cuestión de presupuesto pero por la parte de renfe, no de la productora. Porque realmente lo que le costaría una buena aplicación y completa sería calderilla para ellos si lo comparamos tanto con el buen o mal impacto que una app les va a proporcionar como con el presupuesto que mueve una empresa como Renfe.

        Y para rematar, el drama del presupuesto no es todo. Sino que en todos lados hay un listillo. Y cuando tú, productor de aplicaciones para móviles, has lanzado una propuesta tanto en el diseño como en la funcionalidad, pensando en el usuario, en las posibilidades de la plataforma o en el uso que se hace de estos terminales; él te resoponde “muy bien, pero prefiero que me lo hagas así”. Que me pongas este botón más pequeño, aunque le digas que luego va a ser más difícil de pulsar; que me bajes la calidad de este vídeo para luego en la revisión decirte que por qué ese vídeo se ve tan mal; o que aquí en vez de unas pestañas que entiende todo el mundo me vas a poner dos menús desplegables anidados que queda más claro. Puedes decirle una y mil veces que eso así no funciona, que no es adecuado, que como quiera tirar para adelante, tienes que hacerlo como él quiera.

        • La aplicación para iOS incluye geolocalización, acceso desde la primera pantalla a los horarios… ¿De verdad tanto costaba hacerla igual en Android? O_o

          • En nuestro caso y en el del entorno cercano que conocemos sí te digo que los desarrollos para Android son más caros que para iOS. El desarrollo es más complejo, hay que prepararlo para una mayor variedad de dispositivos y pantallas.

          • Ya, ya, no hablaba de coste pecuniario, hablaba de voluntad por parte de Renfe 😛 Por cierto, han llamado a la app “Renfe” exactamente igual que su otra app para horarios de trenes largos y claro, la gente se queja porque solo puede ver horarios de cercanías. Los de marketing, otros cracks xD

          • Aun así, lo que te quiero decir es que el responsable de lo buena o mala que sea la aplicación es Renfe que es quien en último extremo acepta los requisitos y la aplicación. La productora hace lo que le piden. Y si la productora no sabe hacer bien las aplicaciones sigue siendo responsabilidad de Renfe por aceptar una app chapucera. Aunque desde el desconocimiento más absoluto de lo que realmente ha pasado, mis sospechas van por la opción de la metida de mano del cliente tipo “dejamequeyosé”