Mi patata no es química. 7


Tú plantas tu semilla, de patata, por ejemplo, que me ha venido así, como de pronto, y la tapas bien con un cúmulo de silicatos, fosfatos y materia orgánica compuesto de C, H, O, N, algo de P y un poco de S. Luego la riegas con H2O que muy probablemente lleve disuelta NaCl, KCl, CaCO3, MgSO4 entre otros muchos y para rematar le añades tu abono natural en el que gracias a unas bacterias el N orgánico que en un principio no estaba disponible para la patata se transforma en NH3, NO3 o NH4+.

Esa patata va absorbiendo a través de su raíz el H2O con sus sales minerales disueltas hasta que una hojita despunta a traves del manto y comienza a captar la energía del sol con la clorofila, gracias al atomo de Mg que lleva en su estructura. Esa energía capturada, la planta la invierte en romper las moléculas de CO2 y H2O produciendo moléculas orgánicas de C6H12O6, que le sirven a la patata tanto para seguir creciendo convirtiendolas en celulosa como para almacenar energía en el tubérculo con una gran molécula llamada almidón, y O2 que expulsa a la atmósfera. Además ese tubérculo lleva N, K, Mg y S y otros elementos.

Bonus: si dejas la patata fermentar, por acción de otras bacterias, el almidón pasa a CH3CH2OH.

Y todavía hay quien dice por ahí que química y natural son antónimos. Analfaciencios.


  • Algunos analfacienios tienen una patata en la cabeza en vez de un encéfalo.

    Buen post, Txema 🙂

    • Alimentos químicos. A ver cuando inventan los alimentos físicos y nos dejamos de tonterías.

      Gracias Dani.

  • Luz González Riego

    Enhorabuena, me encanta tu blog. Soy una rendida fan de tus publicaciones.

  • Pingback: [BLOCKED BY STBV] Mi patata no es química()

  • alvizlo

    Muy buena reflexión Txema, me has dibujado una sonrisa de oreja a oreja.

    • O terminamos con la ignorancia o la ignorancia acabará con nosotros.