De mentes abiertas y científicos tibios. 15


Charlatan

Arias Cañete promocionando el curso de “agricultura biodinámica”.

Supongo que, si siguen la actualidad ambiental, ya sabrán que el MAGRAMA va a ofrecer un curso de “agricultura biodinámica” aunque los compañeros de Materia lo han llamado con mucha mejor retranca “de pociones mágicas”.  Usar la astrología y compuestos rituales para mejorar la producción agrícola podría debería parecerle a cualquiera con nociones básicas de cómo funciona el mundo una auténtica chorrada, pero hete aquí que existen licenciados en ciencias que claman un “¿Por qué no?” esgrimiendo el “hay que tener las mentes abiertas” y que “esto es agricultura tradicional y no la de Monsanto”. Por cierto, para quien no sepa de qué va eso de la “agricultura biodinámica”, lean este post y vayan bajando hasta toparse con ella a ver si les parece agricultura tradicional.

En este último mes ya he tenido discusiones con colegas por dos temas: el estudio de Seralini sobre transgénicos y el curso de biodinámica. Y en ambos me he dado cuenta de que el sentido crítico, fundamental en ciencia, está siendo sustituido por las creencias y por atacar a los que lo profesamos. Aparte del ministro Wert, tenemos un grave problema en la educación: la gente sale de la universidad sin unas básicas nociones del funcionamiento de la ciencia y con falsas creencias como que todo es relativo o todo es incierto usando la cuántica a lo Punset, es decir, como y cuando nos cuadra y viene bien, hasta para explicar el mundo macroscópico. Gente que llama criticar a rebatir presentando pruebas, que desconoce el onus probandi y son capaces de decir “esto es así y quien me diga que no, está equivocado y me río de él” sin saber que, sin nada que lo avale, esa afirmación tiene la misma validez que un concejal de Cuenca en un pleno del ayuntamiento de Madrid.

Ovni

Creer y saber no es lo mismo.

No confundamos, no obstante, ciencia con cientificismo.  Es no solo permisible, sino absolutamente correcto, argumentar con la coletilla “con los conocimientos científicos actuales” y presentar dudas razonables si hablamos, por ejemplo, de la toxicidad de los transgénicos o de la influencia de las ondas electromágneticas sobre los seres humanos (otra cosa es actuar contrariamente a lo demostrado empíricamente, lo que no es asunto de este post) pero es absolutamente descabellado intentar aplicar esa coletilla a disciplinas que atentan contra los rudimentos más básicos de la ciencia como la homeopatía o la biodinámica. Disciplinas que, para que funcionaran (que encima no lo hacen), darían lugar a revoluciones tan grandes que deberíamos reescribir la ciencia desde el principio. Si aplicas esa coletilla a todo solo demuestras que deberías volver a 1º de la ESO a repasar ciencias naturales y que la universidad española da pena. Dudar de cosas probadas como el número de Avogadro o de la nula influencia de las estrellas que están a años luz de la Tierra no te convierte en escéptico/mejor científico sino en “negacionista”.

Por no repetirme eternamente en el asunto les dejo con alguien que dice mucho mejor que yo eso de las mentes abiertas.

Y para terminar, otra cosa que llevo muy mal de esas discusiones es encontrarme con científicos tibios con las pseudociencias que, además, nos tachan despectivamente a los que las combatimos de “cazadores de magufos” y hasta de “talibanes de la ciencia”. Creo que en este blog ya he hablado suficiente de la necesidad de crear una buena cultura científica entre la sociedad para que esta no pueda ser controlada por charlatanes o para que el dinero público se invierta en cosas verdaderamente provechosas, pero si los propios científicos se muestran dubitativos o incluso a favor, por los motivos que sean, de las pseudociencias no hacen otra cosa que darles argumentos de autoridad y eso es un arma terrible en manos de cierta gente. Sigamos sin combatir las pseudociencias que las burradas de los políticos irán a más y no nos daremos ni cuenta o, aún peor, pensaremos que lo hacen por nuestro bien.


  • En 1/4 de ambiente: De mentes abiertas y científicos tibios. http://t.co/gLza2nHO

  • Muy buen artículo de Txema Campillo en 1/4 de Ambiente. Y deprimente: http://t.co/MtBbFKPA #fb

  • De mentes abiertas y científicos tibios, por @Txemacg. Porque no todo es relativo 😉 http://t.co/16E9Bx4j

  • De mentes abiertas y científicos tibios. http://t.co/Hb8FbsTg

  • De mentes abiertas y científicos tibios. – 1/4 de ambiente http://t.co/IH2p1sci Para el turno de tarde.

  • Txema, estoy de acuerdo con vos en casi todo menos en lo de que en algunas cosas se puede aplicar lo de “con los conocimientos científicos actuales” y, en otras, no.
    Lo mejor de la ciencia es que no hay nada que creer ni que dejar de creer. Ni que las cosas son o blancas o negras. La ciencia está viva, se la cuestiona, se la pone a prueba cada día, se la intenta rebatir. A veces se consigue, otras, se sigue intentando. Pero esto es aplicable a todo. Hasta a la homeopatía.
    Con los conocimientos científicos actuales, se sabe que tomar flores de Bach es tan efectivo como tomar agüita. ¿Que el día de mañana sale una prueba de que ese conocimiento que teníamos era erróneo y tenemos que replantearnos todo? Pues se hace, como se hizo miles de veces a lo largo de la historia.
    Yo sé, con los conocimientos científicos actuales, que si me enfermo voy al médico, no al homéopata, y que no esperaré a una conjunción de planetas para plantar cebollas. Cuando se demuestre lo contrario, estaré encantada de reconocer mi error.
    Mientras tanto, el que el MAGRAMA dé un curso de biodinámica me parece una barbaridad.

    • Estaría de acuerdo contigo si la homeopatía/flores de Bach y la astrología funcionaran pero no tuviéramos una explicación de como lo hacen. Un ejemplo de esto sería la introducción de genes en bacterias usando virus para la creación de vacunas, que funciona, pero no sabemos cual es el procedimiento exacto.

      El caso es que la homeopatía y la astrología no solo no funcionan si no que su funcionamiento supondría contravenir la leyes básicas y demostradas de la física y la química por eso digo que decir “con los conocimientos científicos actuales” no procede, por que no contravienen ninguna, directamente no funcionan, como debe ser.

  • Hoy en el blog he puesto a Minchin. Ahora me voy a casa de @minibego y @minimalpablo a verlo. http://t.co/qThPypPM

  • De mentes abiertas y científicos tibios http://t.co/Uw9YbaIJ

  • De mentes abiertas y científicos tibios. http://t.co/XGABcqo4

  • @Txemacg http://t.co/Cus34MBl muy bueno!!!! entiendo entonces lo de los blogs de ayer!!!

  • No sé si lo dije, pero TENÉIS que leer este post de @Txemacg: http://t.co/KnLZacgt “De mentes abiertas y científicos tibios”

  • me gusta feyerabend porque empareja todos los sistemas de conocimiento; todos tan válidos como embusteros (en su caso); ni para tí ni para mí: simbiosis; como comentaís aquí, las creencias han hecho mucho daño dentro de la ciencia (formal); ha tenío que morí Margulis para matar, Freudianamente, al Neodarwinismo (más su implícito Darwinismo Social); por mi experiencia hibrida (alternativa o New Age + Uma) veo que lo alternativo ha terminado por fertilizar honrosamente la ciencia más formal; recuerdo ahora un “sorprendente” número de “Encuentros en la Biología” dedicado todo él a los poderes curativos de las plantas.
    A mi me da la sensación que basta con la abducción (de Peirce), las neuronas espejo, y la ecolocación humana, para que lo que antes llamábamos “extrasensorial” o “sobrenatural”, deje, sen ci lla men te, de serlo. Y no estoy borracho, ni excesivamente fumado. ¿Y donde se van a esconder entonces los “busca herejes”? bsss :)))

    http://elvagoeselbogui.blogspot.com.es/2012/10/espana-y-los-pigs-ante-bolonia-la.html (agustin antunez)

    • La tesis de inconmensurabilidad de Feyerabend se refiere a dos teorías en el sentido científico de la palabra y jamás voy a aceptar a las alternativas dentro de eso porque, hasta que los estudios demuestren lo contrario (y han tenido décadas para demostrarlo habida cuenta las maravillas que propugnan), no funcionan, lo que es perfectamente coherente con el corpus de conocimiento actual. El New Age, por ejemplo, no es una teoría aparte.

      El darwinismo social es algo, no solamente pseudocientífco, sino muy peligroso, más producto de sociologos que de biólogos y que ha sido desterrado por la falta de evidencias por la ciencia.

      ¿Te sorprendes de que aparezcan los “poderes” curativos de las plantas en una revista? Muchos medicamentos se obtienen de las plantas (aspirina, quinina, taxol) y no es nada mágico, es química. Mucha farmacopea no es más que la depuración y estudio de la dosis correcta de esos compuestos presentes en la naturaleza.

      En cuanto a las neuronas espejo y la ecolocalización humana (http://naukas.com/2012/03/22/ecolocalizacion-humana/) es algo que se está estudiando para que sea explicado por, vaya, la ciencia.

      Es bueno tener la mente abierta, como defiendo en un post enlazado en este, pero no es bueno ni tenerla tan abierta que se acepte lo que claramente no funciona sin pruebas ni tenerla tan cerrada que no se permita estudiarlo. Por ejemplo, ya está bastante probado que la acupuntura funciona en ciertos casos independientemente de donde se claven las agujas, porque provocan una respuesta en los nocirreceptores (los del dolor) no porque equilibre el Chi de los meridianos.

  • Pingback: [BLOCKED BY STBV] Carta al DiariARA per a que deixin de promoure l’anti-ciència | Ivan Beà()