La primera R es la que cuenta 7


El viernes pasado entré en un debate  en un grupo de Facebook a raíz de la decisión de Mercadona de cobrar sus bolsas de plástico a partir del 6 de junio. Con la cultura que tenemos del “todogratis”, ponerse del lado de Mercadona era chungo, pero me tocó ponerme talibán. Me pasaron esta entrada de cuando Carrefour decidió hacer lo mismo, pero falla en lo mismo, es una entrada vista por un economista, no por alguien que entienda de residuos y no considera que lo óptimo no es lo gratis sino lo que no se produce. Supongo que “no producir”, reducir, es algo que a un economista ni se le pasa por la cabeza 😛

La gente arguye que “Yo las uso para tirar los envases al contenedor amarillo y las reciclo.”. Las famosas R (que no son tres sino cuatro: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar) están puestas así por orden de importancia y del impacto que generan. Está muy bien que las reutilices y la recicles pero el mejor residuo es el que no se produce. Tampoco hay que perder de vista el marketing, al fin y al cabo, lo verde vende y estas acciones dan una imagen muy eco.

Entonces me respondieron “Oye, las bolsas que nos venden como reutilizables se fabrican en China (por lo que el transporte emite mucho CO2), también son de plástico y además de uno que es muy difícil de reciclar.” Si, eso es cierto pero escucha lo que te dice Tim Minchin sobre eso. No tengo más que añadir.

http://www.youtube.com/watch?v=hd77Tl4zJEg


  • Efectivamente, reducir es la clave, pero mientras tengamos que depositar la basura en el contenedor metida en una bolsa de plástico… solo cambiamos la distribución de responsabilidades y la distribución de costes. En el análisis falta otra variable, que es la responsabilidad del productor, hace años que deberíamos haber exigido que esas bolsas “de un solo uso” fuesen de materiales biodegradables.
    ¿Por que no exigimos a los que han puesto el plástico en el mercado que limpien la sopa de plástico que flota en el océano en lugar de permitir que la utilicen para rentables campañas publicitarias?
    Lo triste aquí es que los agentes económicos se han dado cuenta de que es mejor cambiar la titularidad del residuo que gastarte dinero en asumir responsabilidades ¡y les hacemos el juego tan contentos!

  • Efectivamente, reducir es la clave, pero mientras tengamos que depositar la basura en el contenedor metida en una bolsa de plástico… solo cambiamos la distribución de responsabilidades y la distribución de costes. En el análisis falta otra variable, que es la responsabilidad del productor, hace años que deberíamos haber exigido que esas bolsas “de un solo uso” fuesen de materiales biodegradables.
    ¿Por que no exigimos a los que han puesto el plástico en el mercado que limpien la sopa de plástico que flota en el océano en lugar de permitir que la utilicen para rentables campañas publicitarias?
    Lo triste aquí es que los agentes económicos se han dado cuenta de que es mejor cambiar la titularidad del residuo que gastarte dinero en asumir responsabilidades ¡y les hacemos el juego tan contentos!

  • Leandro Arruda

    Los que toman decisiones de este tipo son economistas y marketineros que no entienden de residuos y sostenibilidad, por eso no pueden incorporar correctamente estos conceptos en sus acciones de marketing.

  • nueva entrada: La primera R es la que cuenta http://bit.ly/ewDWXc

  • Totalmente de acuerdo, y además yo lo aplicaría a la energía. Solo cuando realmente paguemos por la energía lo que realmente vale en términos absolutos (ambientales incluídos) empezará la concienciación.

  • ¡Wow! A ese tipo de respuestas llamo yo EPIC WIN 🙂

    Y cada día estoy más seguro de que Tim Minchin es un genio completamente desquiciado.

  • Txema, estoy completamente contigo. El problema de las bolsas de plástico es que la gente tiene la mentalidad de que son “gratis” sin pensar en que su coste ya fue asumido por los artículos que compramos cuando empezaron a “regalar” las de plástico.

    Por eso, estoy totalmente de acuerdo en que, como consumidores, debemos reeducarnos (otra ‘R’) para potenciar el alcance de la primera de ellas, exigiendo, por ejemplo, que se reduzcan también los embalajes que lleva la comida (por ejemplo, lo de la fruta es mortal), comprando a granel, etc.

    No todo el plástico es el de las bolsas y, por tanto, no debemos permitir que el debate quede circunscrito a las mismas, ¿verdad?

    Me ha encantado el vídeo. Con tu permiso voy a tomarlo prestado. 😉

    Saludos.